El año 1984 fue un período de decisiones para Manolito, un tiempo de cambios y, por sobre todas las cosas, de renacimiento.
Pasada la mitad del año, y pronto a cumplirse el primer aniversario de la recuperada Democracia en la República Argentina, Manolo junto a Mario Gutiérrez “Marito” y los músicos Walter Luna, Héctor López, José Cuevas y Luís Martín “Chocolate”, con quienes formó un grupo cuartetero, con un estilo clásico, sin mayores pretensiones musicales, líricas e interpretativas y con el solo propósito de tocar su música amada: “El Cuarteto Cordobés”.

SEGUNDA CREACIÓN Y NACIONALIZACIÓN (1985 – 1989)

1985 – 1989 Iniciaron 1985 con un gran éxito, insospechado quizás, en ese corto tiempo fueron ampliamente reconocidos y aplaudidos por toda Córdoba. Existían por aquel entonces, dentro del Cuarteto, dos corrientes claramente definidas. Por un lado existía un público exigente y con un gusto musical refinado y de avanzada que seguían a grupos como Chebere y sus sucesores Santamarina, Sebastián, Fuego, etc.
Del otro lado estaban aquellos que se identificaban con artistas como Carlos “la Mona” Jiménez, El Cuarteto Leo, quienes eran fieles al sentir popular, sin mayores pretensiones que las de hacer bailar y de paso “contar” historias cotidianas.

MÁXIMA EXPRESIÓN MUSICAL (1989 – 1990)

1989 – 1990 En 1989 graban “Trulalá”. Lo que sucedió con este disco merece quizás un capitulo aparte. Desde la concepción gráfica de la portada, a cargo del prestigioso estudio de diseño Massa/Ochambela, hasta la selección del repertorio, pasando por la calidad interpretativa, los excelentes arreglos, el sonido más moderno que le brindaba la inclusión de una misteriosa guitarra eléctrica, la excelencia de voz de un Gary en plenitud y la fiesta y el ritmo de los temas de Pucho.
Todos estos detalles fueron los que permitieron que este disco fuera “perfecto”. “Elizabeth”, “Se que te quieres marchar”, “Es ella la que quiere”, “Cuatro líneas para el cielo” (un Tango pasado a Cuarteto lento), “La batea”, “Déjennos bailar”, “Le eres fiel”, etc.

“TRANSICIÓN” (1990 – 1991)

1990 – 1991 A mediados de 1990 sale a la venta el “Exageradísimo ‘90” con Trulalá, Sebastián y Orly. En Trula había una nueva voz, Sandro Marcos Gómez, quien tenía la difícil tarea de suplantar al que por cinco años fuera la voz líder de la banda: Gary.

En este disco grabarían temas como “Ser feliz” y “Ella era de Dios” que a pesar de todo lo sucedido fueron todo un éxito.
Con una orquesta de once músicos (Junto a Sandro había desembarcado en la banda Osvaldo Morales en teclados), una puesta en escena y un sonido perfectos, Trula culminaría el ’90 con la grabación del LP “Oye mi canto”. Una obra cargada de sentimientos y buenas canciones, pero no con el mismo nivel musical al que había llegado la banda.

RESURGIMIENTO (1991 – 1994)

1991 – 1994 Cerca del fin de año de 1991, sale a la luz un excelente trabajo discográfico, “Sigan con Trula” con temas como “Sigan bailando”, “Corazones rotos”, “Pequeña mujer”.

Trula comienza aquí otra vez a recuperarse y levantar vuelo hacia la cima que nunca abandonó. En cuanto al diseño gráfico de las portadas a partir de aquí, comenzarían a realizarse trabajos excelentes, logos y pictografías que de a poco se convirtieron en una costumbre para todas las bandas.

En aquella ocasión había ingresado a la banda un nuevo músico Claudio José María Toledo en timbaletas con lo que se contarían un total de doce músicos arriba del escenario.

CAMBIO DE RUMBO (1994 – 1996)

1994 – 1996 Luego de la partida de los “barrabaleros” la banda queda integrada por quince músicos y entre los recién llegados se encontraba el cantante originario de República Dominicana, Giancarlo Sánchez Vidal, conocido como Jean Carlos y Raúl Díaz.
Así es como finalmente graban el LP “10 Años”, cuyos temas fueron todo un símbolo de este resurgimiento de la banda, “Canta Trula/Pienso en ti”, “Ese chico del baile”, “Ay!”, “Ámame”, “Donde va la noche”. Manolito en este disco vuelve a cantar interpretando aquel tema de Katunga “Sácame el nene a pasear”. Con una superación en el sonido y la música muy importante.

CAMBIOS Y TRANSICIÓN (1996 – 1997)

1996 – 1997 Graban en 1996, “Exageradísimo ‘96” junto a La Mona y Sebastián, interpretando un éxito como “El venao’”. Luego llegó “Viva Trula” y los exitosos temas “Yo macho tu hembra”, “Infierno”, “Me tiene amarrao” y “El sol sale para todos”. Con una orquesta integrada por 16 músicos, Trula inicia una nueva etapa, completamente distinta a todo lo antes realizado.

Con tres cantantes, el más antiguo Sandro Gómez, Claudio Toledo afirmado ya como segunda voz y el recién incorporado Marcelo “Turco” Jatuff; con una sección de vientos de primera línea, un conjunto de instrumentos de percusión (batería, timbales, tambora y tumbadora) que daban un ritmo muy “colorido”, la ya clásica guitarra de Gustavo Castellaro y el piano de Jorge Brizuela, Trulalá se convirtió definitivamente en la banda más importante de toda la música popular.

DEFINICIÓN DE UN ESTILO Y MÁXIMO ESPLENDOR (1997 – 2003)

1997 – 2003 Claudio Toledo se consolida como la primera voz y a él se suma Cristian Amato, un excelente cantante cordobés, proveniente de la localidad de Deán Funes dónde formó el grupo “Banda Corazón”, que llego a la banda para darle el ultimo empujón hacia la gloria.
Con Amato ingresa la familia Córdoba. Carlos Córdoba (que era plomo y luego manager de la banda desde 1984) trajo al grupo a Walter Córdoba y a “Tumbita” Córdoba. Con esta nueva formación inician 1997 grabando “Exageradísimo ‘97” con temas como “Solo por maldad” y “Nada es imposible”. Un éxito total que preparó a la gente para lo que se venía.

HACIA EL FUTURO (2003 – 2005)

2003 – 2005 Junto a Claudio Toledo se van Daniel Maná, Martín Alasino y Gustavo Ternavasio, quienes desembarcan en “La Fiesta”, grupo que termina siendo una continuación de Trula, sin encontrar prácticamente diferencias con el estilo que Trula tuvo hasta ese momento.

La familia Cánovas contrato a Gabriel Iruela quien estuvo en el primer disco de “La Fiesta” como segunda voz, este muchacho cordobés trajo consigo nuevos fans a la banda, hecho este que hizo que la sangría de bailarines que produjeron los últimos alejamientos se viera compensada con nueva gente siguiendo a la orquesta. A Iruela se sumó en Agosto de 2003 el venezolano Eliazim “Ely” Ribera y el guitarrista Aureliano Marín.

NUEVO COMIENZO (2005 – 2006)

2005 – 2006 A pesar de ser, junto a otros como Chebere o La Mona, leyenda e historia misma del cuarteto y la música folklórica y popular Argentina, Trula debió afrontar el 2005 como cualquiera. Luchando desde abajo, peleando por el lugar que nunca debió perder. Algunas bandas, con justicia, ocuparon su lugar, y otras sin tanta justicia también.

La familia Cánovas decidió no buscar más cantantes. Y muchos Trulaleros se lo agradecemos, ya que molesta el hecho de que los “buscas” de la música, pisen las tablas que alguna vez pisaron Manolo, Gary, La Pepa, Sandro, Jean Carlos y otros.

Además, al ser solo dos voces al frente de la banda, da libertad a las mismas de mostrarse en toda su magnitud.

EL ETERNO RENACER (2006 – 2007)

2006 – 2007 Durante unos cuantos shows Alejandro debió pararse solo frente a los Trulaleros que enlutados, daban aún más apoyo a los músicos y a la historia y memoria mismas de la banda.

Pero, proveniente del grupo “La Kura”, había llegado a probarse antes del fallecimiento de Pablo, el cantante David Ortiz. Todo lo sucedido hizo acelerar su debut. Y para continuar con la línea iniciada con La Pepa Brizuela (Jean Carlos, Turco Jatuff, Cristian y Pablo) llego desde la banda “Los Brujos” Iván Pedraza.
A principios del año 2006, se hizo entrega de los premios “Gardel a la música 2005″ y Trulala nuevamente estaba nominado en el rubro de “Mejor álbum de Cuarteto” por “Trula Lo +”.

SANGRE NUEVA Y ESPÍRITU GUERRERO (2007…)

2006 – 2007 Diciembre de 2007 y la ilusión estaba de nuevo en marcha. Los trulaleros fieles estábamos ahí, en las puertas de las disquería, en los sitios web, en las radios; esperando noticias de lo habría de ser el nuevo material de nuestra banda.
Hasta que al fin llegó, “Adelanto 2008” era el título, David e Iván sus cantantes, Iván Scavuzzo su director musical, tecladista y arreglador y Mauricio Cánovas su director general y timbaletero. La banda se completaba con Lucas Zaurrini en piano, Gustavo Saldaño en bajo, Esteban Rossel en batería, Lucio Disanto en las guitarras, en güiro y accesorios Elio Rivarola, en tambora y tumbadoras, dos históricos ya, Alejandro Avellaneda…
Biografía